Se sacó la mochila en Rosario

loas andes central cordoba

Los Andes ganó 1-0 ante Central Córdoba en el Gabino Sosa el encuentro se suspendió a los 30 del complemento porque los hinchas locales quisieron agredir a sus jugadores y así, los de Lomas se sacaron ese peso del descenso ya que se han salvado. A los 28 minutos del complemento Lucio Cereseto marcó el único tanto del encuentro después de una descomunal corrida de Zeballos, la figura del duelo.

Hay dos caminos para analizar los 75 minutos que se jugaron antes de que los hinchas de Central Córdoba, sintiéndose descendidos rompan el alambrado y algunos entren a al cancha e intenten atacar a sus jugadores.

El primero, el más importante es que Los Andes tenía que ganar y lo hizo, por lo que matemáticamente se ha salvado de todo. Aun venciendo en todo el “Charrua” y perdiendo todo el “Milrayitas” no lo podrá alcanzar y San Telmo quedó a 15 unidades con la misma cantidad por jugar.

La actitud del equipo de De La Riva cambió respecto a Almagro, hubo tesón, concentración, algunos rendimientos individuales muy por encima del cotejo del domingo pasado, como el de Luís Zeballos, la gran figura del match.

Eso, mas el jugar con el nerviosismo del rival que tuvo varias chances pero las falló decretó el sacarse la mochila tan pesada que venía cargando desde hace un tiempo y de una buena vez por todas, pensar de otra manera para la temporada que viene.

En el trámite, la visita se adecuó como lo hace siempre al juego del rival, que manejó durante todo el primer capitulo el balón con Germán Medina, quien asistió constantemente a los movedizos Martín Mustachi y Juan Carlos Lescano. Los Andes, parado atrás, no pudo soltar mucho las contras, pese al buen trabajo de Belforte por derecha. Visconti estaba muy solo y solo Ojeda piso el área y casi marca el primero, de no ser por la buena tapada de Leguizamón.

Los de Palma intentaron desde la espalda de Barale y allí tuvieron oportunidades muy claras. Dos de Lescano que se fueron cerca del palo derecho del arquero, un remate de afuera de Mustachi que controló con algunas deficiencias Barros y un tiro cruzado de Fiorina que recorrió el escenario menor.

A los 46, cuando se moría la primera parte, Caporale la luchó como un gladiador, ese que puede tener muchos defectos pero deja la vida en la cancha, y Fiorina, demostrando la impotencia por no haber convertido lo que se generó y al ver el descenso tan cerca le pegó una patada descalificadora.

Con un hombre más, la visita no cambió su tónica de juego más allá de las variantes. Cereseto por Aguirre, y Scamporrino en lugar de Gómez para tener más el balón. Zeballos seguía siendo patrón de la mitad, pero la tarde de Nieva era cruzada por lo que el capitán pifió cerca del área y De Bruno no la pudo empalmar.

En un contragolpe a los 28, Belforte comandó, Zeballos ensayó una maratónica corrida y metió de cabeza una sensacional asistencia para Cereseto que primero le tiró al cuerpo del arquero pero después con empujón incluido la mandó a guardar para la explosión de sentimientos.

Por un lado, los miles de hinchas de Los Andes, que coparon el Gabino Sosa y armaron una fiesta como si el equipo peleara el campeonato,  se desahogaron y supieron que tenían la salvación en la palma de la mano.

Por el otro, los simpatizantes locales estallaron de furia, rompieron todo el alambrado y varios se metieron a increpar y querer golpear a los futbolistas por lo que Yamil Possi, el árbitro del cotejo, marcó el final por falta de garantías.

Resolverá la AFA que medidas tomar, pero se sabe que el juego estaba abierto en el trámite, pero ante estos hechos de violencia sería decretado el final, el descenso del “Charrua” que congenió demasiados problemas durante el año dentro y fuera de la cancha y la permanencia de los de Lomas que tendrán que repensar muchas cosas de cara a lo que viene.

Esta temporada tendrá que ser para aprender a crecer. La palabra autocrítica es la de cabecera para este Los Andes, porque a partir de conocer los múltiples errores que se cometieron, estos podrán ser corregidos y así, se puede pensar con otra mentalidad para lo que viene.

Podés ser el primero en comentar en la nota "Se sacó la mochila en Rosario"

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*