Seis años de presión en el primer juicio por jurados en Lomas

tribunales
Walter Fabián Acuña Prost había sido hallado culpable en el proceso por jurados que se llevó a cabo el 13 de abril. La lectura de la sentencia se llevó a cabo ayer en una pequeña sala de los Tribunales de Lomas de Zamora, en la cual estaban presentes el condenado, su familia y el abogado defensor.
La pena es de seis años de prisión por ser «coautor y responsable del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego».
Acuña Prost había sido declarado “culpable”, con un total de 10 votos a favor de la condena y dos en contra, en el marco del primer juicio por jurados de la Región, que se concretó el 13 de abril y tuvo una extensión de unas seis horas.
Si el delito que se juzga tiene pena perpetua, se requiere la totalidad de los votos del jurado –12- para dar veredicto de culpabilidad. En cambio, si el delito no es con pena perpetua –como en este caso-, alcanza con 10 votos.
Con nueve votos hay “veredicto estancado”; y con ocho o menos, se llega a un veredicto de no culpabilidad.
En este caso, con el veredicto de culpabilidad, la defensa puede apelar la decisión. Si el veredicto es de absolución (no culpabilidad), el fiscal no tiene recursos para apelar.
El proceso se había realizado en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 (TOC Nº 1) del Departamento Judicial de Lomas de Zamora y se extendió por unas seis horas. Fue presidido por el juez Fernando Bueno.
La defensa del Acuña Prost estuvo a cargo del abogado Lucas Bianco y el fiscal fue Guillermo Morlacchi, quien -en diálogo con Info Región- había asegurado que el juicio por jurados es un “paradigma distinto, una opción válida y necesaria” en la que –agregó- se implementa un lenguaje “más llano y coloquial” para que el jurado pueda entender lo que se está explicando.
El jurado se compone por seis hombres y seis mujeres, además de seis suplentes. No importa qué profesión tengan, pero sí deben ser argentinos nativos o naturalizados con una residencia de por lo menos cinco años, comprender el idioma, no tener impedimentos físicos o psíquicos y no estar limitado legalmente.
Para cada juicio se seleccionan 48 personas. Se hace es una audiencia para determinar los posibles integrantes del jurado, mediante preguntas que hacen cada una de las partes. Luego se reúnen el juez, el fiscal y el abogado defensor y se plantean hasta cuatro recusaciones sin causa, por parte. Entre quienes quedan, se hace un sorteo, y salen designados los 18 integrantes del jurado.

Podés ser el primero en comentar en la nota "Seis años de presión en el primer juicio por jurados en Lomas"

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*