Sumaron los dos

noticia_5794c

Los Andes y Temperley empataron 0-0 en el Gallardón en un partido donde la visita dejó una mejor imagen, pero el local contó con las dos situaciones mas claras. En los de Biggeri fue expulsado en el epílogo Sebastián Ferreira. Tuvo el gol Cereseto, pero tapó Crivelli

Había que ganar, pero importante no perder. Ambos, sabían que la victoria los iba a enaltecer anímicamente, pero también que la derrota, podía profundizar un desanimo para lo que venía, la recta final del torneo, donde Los Andes puja por permanecer en la categoría y Temperley, entrar al Reducido

 

En un encuentro donde las sensaciones, pocas, se potenciaron por ser un clásico, el “Milrayitas” y el “Gasolero” empataron sin goles, y paradójicamente aquel que tuvo un mejor semblante plasmó algunas situaciones de gol, pero las mas nítidas fueron de los de De La Riva, que se mostraron largos, sin libreto ofensivo, pero que estuvieron cerca de llevarse los tres puntos en el anochecer del duelo

 

Con un 4-3-1-2, bien marcado, la visita se apoderó del balón en el primer cuarto de hora y fue dueño absoluto del derby. Jugó en territorio rival, dominó las acciones en las espaldas de Zeballos y Belforte, contando con la máxima figura de Luís López, indescifrable por momentos para la defensa local, mas el acompañamiento con tenacidad de Pansardi, Quiñonez, los toques de distinción de Miramontes y la captura de rebotes de Giannunzio, siempre bien plantado.

 

Así, al minuto, Quiñonez cabeceó a las manos de Díaz, y López, 120 segundos mas tarde la tiró por encima del travesaño.

Muestras del quedo en un local que además dependía de la astucia de Bevacqua que aparecía muy solo.

 

Esa buena presión de los de Biggeri de mitad de campo hacia delante fue mermando, dado que es complicado mantener un ritmo durante un lapso tan amplio de tiempo. Fue ahí, luego del tiro libre de Aguirre a los 20, que el “Milrayitas” salió del asedio, jugó un tanto mas lejos de Díaz y comenzó a engendrar poco, pero lo suficiente para emparejar algo el duelo.

 

Lo mejor del local fue en los cinco finales cuando tuvo dos combinaciones por izquierda, una que le quedó muy arriba a Bevacqua, y la otra que no pudo conectar Zeballos.

La sensación del primer tiempo era que Temperley se hacía dueño del centro, era mas paciente y atinado con el balón, pero sin profundidad y que Los Andes, aun siendo largo, con un Visconti aislado y con pocos chispazos en ataque, si arremetía se lo podía llevar.

 

La segunda parte lo tuvo a Cereseto por Bevacqua en un cambio planificado de ante mano. Las piezas se movieron, si bien el monopolio era de la visita en cuanto al balón, ya no inquietaba demasiado, salvo cuando era de la partida Luís López.

 

Este a los 16 minutos en el punto del penal no supo si pararla o cabecear, el balón le quedó en la pera y se perdió la oportunidad clara contra Díaz. El arquero, minutos mas tarde tuvo que dejar la cancha por un golpe para dejar a Ariel Barros.

 

Si bien llegaba a las inmediaciones del área, Temperley no se acercó con peligro mas al escenario principal y Los Andes, a la carga barraca, tuvo las dos mas importantes del encuentro

 

La primera en un centro de Scamporrino que conectó Visconti de cabeza e hizo volar a Federico Crivelli, que hasta ahí tenía una noche tranquila. La última clarísima, esa que pide todo equipo, en el final, mano a mano, y lo despilfarró.

 

El chaqueño la guapeó, ganó entre dos y trastabillando lo puso a Cereseto con la situación de su vida, pero el delantero titubeó y remató al cuerpo del arquero, a los 45 minutos

 

Quedó tiempo para la expulsión de Ferreira y un sacudón de Visconti en la bola final.

A ninguno de los dos le quedó tan mal el empate. El local extiende ventajas y con seis unidades más se salva de todo. La visita debe el cotejo contra Morón y está cerca del Reducido.

 

Párrafo aparte para la gente, que tuvo un buen comportamiento y llegó en gran número al Eduardo Gallardón para vivir este clásico, que no dejó mucho dentro de la cancha, pero que si lo hizo en las tribunas.

 

Podés ser el primero en comentar en la nota "Sumaron los dos"

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*